5 consejos para no estresarte en tus compras navideñas

Se acerca una de las fechas más especiales del año donde los reencuentros, las comidas, las cenas, los brindis y las celebraciones cobran todo su protagonismo, como también lo hacen los regalos. Amigo invisible, Papá Noel, el Día de Reyes… ¡Cuántas cosas tenemos que comprar!

No podemos olvidar que es también durante este periodo cuando todos salimos a la calle a buscar el detalle más especial para sorprender a nuestros seres queridos e ir de tiendas puede convertirse en una auténtica odisea. Por ello, Carolina García, Directora de Hug & Clau, nos da 5 consejos para disfrutar de un día de compras sin estresarse lo más mínimo, ¡toma nota!

  1. La actitud es lo más importante. Como para todo en la vida, la actitud con la que afrontamos hacer algo va a determinar el resultado y la buena noticia es que ¡podemos elegirla! Para mí, el objetivo principal que no debemos olvidar, es transmitir nuestro afecto a la persona afortunada que recibirá nuestro regalo y, así, provocarle una emoción (ilusión, alegría, amor…). Para ello, yo suelo escribir cuál es el objetivo del regalo y qué me gustaría transmitir con él, además de opciones sobre cosas que pueden coincidir con los intereses de la persona. También es imprescindible, según mi experiencia y creo que en la vida en general, LA FLEXIBILIDAD. Pueden ser días en los que surjan imprevistos, tardemos más tiempo del que esperábamos, que lo que vamos buscando esté agotado, etc., pero seamos flexibles, adaptémonos a estas circunstancias y no olvidemos lo importante de este momento. Una vez hemos elegido nuestra actitud haciéndolo con tanto cariño como queremos transmitir, estamos dispuestos a ser flexibles y tenemos claro el objetivo del regalo y las posibles ideas, estamos listos para irnos de compras.
  2. Comprar solo porque nos apetece. El acto de regalar tiene que ser sincero y tener esa finalidad de transmitir nuestro afecto, o un gracias, o un que feliz soy de tenerte en mi vida. Por eso, es importante hacerlo de CORAZÓN y no por compromiso. Creo que recibir un regalo que sabes que no viene de corazón y al que no le han dedicado el cariño necesario no resulta agradable de recibir, ya que todo se transmite.
  3. Ir con tiempo. Vivimos en una sociedad donde la falta de tiempo está a la orden del día. Tenemos mil cosas que hacer y vamos siempre con prisas de arriba a abajo, pero esto es algo que debemos empezar a cambiar en todos los aspectos de nuestras vidas, incluido el momento de ir de compras. Si vamos con el tiempo contado y no encontramos lo que buscamos a la primera, nos agobiaremos. Debemos tomarnos el día de compras navideñas con relax, empezando con un buen desayuno en nuestro sitio favorito, llenándonos de energía y saliendo tranquilamente a pasear por las tiendas, ¡si lo enfocamos de este modo resultará muchísimo más placentero!
  4. Déjate aconsejar. Muchísimas veces nos enfilamos en una sola idea y si no conseguimos hacernos con ella, esto nos genera disgustos y estrés innecesarios. Si no tenemos un regalo claro o no encontramos lo que buscamos, es el momento de relajarnos y dejarnos aconsejar por las dependientas y dependientes de las tiendas. Expliquémosles para quién es ese detalle tan especial y qué sentimientos queremos conseguir despertar con él, ¡seguro que nos dan ideas maravillosas!
  5. Añade un toque emocional. Si además de comprar el regalo con el que sabemos que conseguiremos sorprender a esa persona que tanto queremos le añadimos algún detalle hecho de forma manual y desde el corazón, no solo viviremos con mucho más entusiasmo esa compra, sino que conseguiremos emocionar de verdad. Adjunta una tarjeta, una foto, un mensaje, recuérdale lo importante que es para ti, lo mucho que le quieres y todo lo que aún os queda por compartir… ¡Convierte cualquier regalo en algo emocional, el triunfo está más que asegurado!

Compartir