Consejos para entrenar con calor

Comienza el verano oficialmente y con él llegan las altas temperaturas. Aunque es temporada de aguantar el calor cerca de piscinas y playas, esto no quiere decir que haya que renunciar a hacer deporte durante estos meses. Y es que en verano hacer ejercicio cuesta el doble, por eso, los expertos de fitness de Sprinter te traen cuatro consejos para seguir poniéndote en forma y sobrevivir a las temperaturas veraniegas.

 Cuida tu alimentación y sobre todo, ¡Hidrátate!

El coach de Sprinter nos da la clave esencial para hacer ejercicio durante estos meses, hidratarse: “Con altas temperaturas es recomendable tomar 1 o 2  litros de agua antes de cada entrenamiento, beber sorbos durante este y, si es posible, tomar una bebida isotónica al terminar, ya que con el sudor se pierde mucho sodio”. En cuanto a la alimentación es recomendable tomar alimentos que contengan mucha agua como melón o sandía, que además son de temporada.

Evita las horas de más calor

Aunque pueda sonar algo obvio, son comunes los casos de insolación y golpes de calor por salir a hacer deporte en horas de excesiva exposición al sol. Por eso, el experto recomienda “hacer entrenamientos suaves en las horas de menos luz, es decir, a primera hora de la mañana o a última de la tarde”.

 Reduce la intensidad de los entrenamientos

Es completamente normal notar que en verano aguantas menos, te cansas más rápido y te cuesta recuperarte tras hacer ejercicio. Y es que los grados de más afectan a nuestro organismo ya que este tiene que adaptarse a las temperaturas elevadas. “Bajar la intensidad de los entrenamientos o practicar cardio en lugares cubiertos hará que no sea tan duro. Modificar la rutina y hacer actividades de fuerza en lugar de ejercicio aeróbico también puede ayudar”, explica el experto de Sprinter.

 Elige ropa adecuada 

Estar cómodo es imprescindible a la hora de hacer deporte, pero si hace calor, aún más. Prendas transpirables, ligeras y de colores claros serán tus aliadas para los días de calor. El calzado deberá permitir la correcta ventilación del pie. Además, nunca está de más usar complementos como gorras o gafas para protegerse del sol.

Compartir