La alcachofa se convierte en protagonista de la temporada

Con el invierno ya instalado desde hace tiempo no apetecen más que platos de cuchara pero también con productos de temporada, como por ejemplo las alcachofas.

Aunque se componen principalmente de agua, las alcachofas son ricas en magnesio, calcio, hierro y potasio, o sea, perfectas para una dieta de adelgazamiento, ya que además de ser  bajas en calorías, son digestivas, diuréticas y depurativas. España es el segundo país que más las consume de Europa y además lo hace en todas sus versiones, ya sea en conserva, frescas o congeladas. Su parte más valorada, el corazón, se recubre de hojas que lo protegen y preservan, y es sin duda lo más utilizado en cocina. Conocemos las alcachofas al horno, fritas y cocidas, pero se pueden elaborar de mil maneras, como por ejemplo confitadas con brandada de bacalao, crujiente de ibérico y pincelada de piquillos, receta del gastrobar Bendita Locura Coffee & Dreams. Por supuesto, de Tudela, una de las más reconocidas y apreciadas.

Para prepararlas confitadas, lo primero que hay que hacer es quitarle las hojas exteriores hasta llegar a las más tiernas, trocearlas a la mitad (o no) y cubrirlas bien de aceite de oliva en una cacerola u olla, dejándolas hacer a fuego lento entre 45 minutos y 2 horas. Una vez que las hojas adquieran una textura melosa, estaremos más cerca de nuestras alcachofas confitadas: “Si se quiere seguir nuestra receta, necesitaríamos además brandada de bacalao, jamón ibérico, pimientos de piquillo y germinados para adornar. El jamón, lo deshidrataremos al horno durante 45 minutos a 80ºC, y para la presentación, lo primero que colocamos es la salsa de piquillos en cuatro pinceladas, sobre las que va un corazón de alcachofa con brandada y por último el jamón con los brotes” – nos comenta Carlos Guevara, chef del gastrobar Bendita Locura Coffee & Dreams. Precio: 14€

¿Alcachofas en una hamburguesa?

Pues sí, y se llama “La Raclette”, hamburguesa especial de Timesburg durante todo el mes de febrero, con ingredientes invernales y concentrados de sabor (jugo de carne, tomate y cebolla caramelizada) en una combinación untuosa y equilibrada con puntos dulces, ácidos y cremosos, donde la alcachofa (encurtida) da ese toque fresco y de campo. Se sirve en plato o sobre pan de amapolas, como se desee, junto al resto de componentes: mayonesa, cebolla caramelizada, cremoso queso raclette – un suizo semicurado a partir de leche cruda de vaca- y por supuesto, carne 100% ecológica de los Pirineos. Precio en todos los Timesburg de Barcelona y Sant Cugat: 8.10€ excepto en Laietana y Gold (Casanova, 246) donde su precio es de 9,10€ al igual que en los dos locales de Madrid: Luchana, 4 y Avenida de América (Francisco Silvela, 91)

Compartir

Sin comentarios

Comenta