LA LEY DEL PROPÓSITO: 5 CLAVES PARA ENCONTRAR TU TALENTO OCULTO

Seguramente hayamos escuchado alguna vez la frase del reconocido pensador Confucio, “elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”, pero ¿nos hemos planteado que quizás lo que nos gusta no se corresponde con nuestro talento? Muchas veces, aquello que nos gusta no está relacionado con lo que mejor sabemos hacer. En ocasiones, incluso, no hemos siquiera descubierto cuál es nuestro talento, el cual puede llegar realmente a apasionarnos.

N.C. Kurt, experto en potencial humano e instructor de Udemy, la plataforma global de formación para aprender y enseñar en línea más grande del mundo, ha desarrollado la Ley del Propósito, para dejar a un lado la mediocridad en la que podemos vernos envueltos si no luchamos por descubrir nuestro verdadero talento.

“La Ley del Propósito implica alejarse del determinismo y hacernos cargo de nuestra vida. Es, fundamentalmente, una guía para descubrir y desarrollar la mejor versión de uno mismo, entender cuál es el sentido de nuestra vida y cuál es el propósito que debemos seguir para alcanzar la realización personal, obtener lo que buscamos y lograr la felicidad”, afirma Kurt.

Interiorizar que poseemos un talento, adoptar una mentalidad científica, no confundir talento con habilidad, saber qué deseamos y superar las dificultades, las cinco claves para alcanzar el éxito profesional

De este modo, la Ley del Propósito consta de 5 claves fundamentales que nos permiten descubrir nuestro talento oculto y enfocar nuestra carrera profesional hacia el éxito.

  1. Interiorizar que todos poseemos algún talento, más allá de si lo sabemos o no. Curiosamente, la mayoría de las personas lo desconocemos. De este modo, es importante mentalizarnos de que nunca lo descubriremos si no realizamos aquella actividad que requiera del uso de ese talento. Por ello, salir de nuestra zona de confort, de lo que conocemos, es vital, ya que mantenernos en ella nos limita y no nos deja experimentar con nuevas ideas, actividades y proyectos.
  2. Adoptar una mentalidad científica, de prueba y error. Para ello, hay que comenzar a hacer nuevas actividades, sin importar el conocimiento o la destreza que tengamos respecto a ellas. Extraer una vivencia, un sentimiento o un resultado de su práctica nos permitirá obtener pistas certeras sobre cuál es nuestro talento oculto. El propio Albert Einstein detalló que “locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”.
  3. No confundir talento con habilidad. Una persona puede llegar a dominar bastante un área por práctica constante, eso es habilidad, pero probablemente nunca llegará tan lejos como podría hacerlo si tuviera talento para esa tarea. El talento es innato, por lo que si percibimos que no tenemos talento para una determinada actividad, lo ideal es buscar otra donde sí lo tengamos y, una vez encontrado, dedicarnos de lleno a fortalecerlo y desarrollarlo.
  4. Saber qué deseamos y dominar la voluntad. Es fundamental saber qué deseamos y reflexionar sobre si está en sintonía con nuestro talento. Si es así, es necesario planificar este camino fijando metas adecuadas y esforzarnos por seguirlas. “Hay que tener la suficiente autodisciplina para dominar la voluntad, logrando que siempre siga a nuestro deseo. Sin voluntad, el deseo es solo una idea pintoresca y nada más”,mantiene Kurt.
  5. Superar las dificultades y obstáculos. En este camino de búsqueda y desarrollo del talento, nos encontraremos con dificultades y obstáculos. Sin embargo, no son más que verdaderas ocasiones de aprendizaje, sólo hay que saber ver la oportunidad donde los demás sólo ven obstáculos. Con ese paradigma todo es beneficioso para nuestro crecimiento y desarrollo, tanto intelectual como espiritual.

Compartir

Sin comentarios

Comenta