Cuando la dieta perjudica a los dientes

La boca se convierte en «la gran olvidada de la operación bikini y las consecuencias pueden ser graves para nuestra salud dental», explica el doctor Iván Malagón, director de Iván Malagón Clinic. Es indudable que una dieta de adelgazamiento reduce el consumo de alimentos que nadie duda que son perjudiciales para nuestros dientes: bebidas azucaradas, hidratos de carbono, bollería industrial… y que una vida saludable implica la práctica de ejercicio físico regular. Sin embargo, en esta época del año, una gran parte de las personas que se someten a dieta «lo hacen sin control, suprimiendo alimentos y realizando dietas hiperproteicas, entre otras conductas peligrosas para nuestra salud, y se olvidan de que una dieta saludable tiene que ser rica y variada». El Dr. Malagón nos advierte que «si nuestra dieta carece de ciertos nutrientes, los tejidos de la boca sufren las consecuencias porque se hacen más vulnerables a las infecciones. De hecho, la enfermedad de las encías, que nos lleva a la pérdida de dientes, es más frecuente en personas con una mala alimentación».

En cuanto a la dieta, el Dr. Malagón nos recomienda pensar antes de comer. Nuestra salud general depende de lo que se come y de cuándo se come: repartir las injestas en tres comidas principales y dos tentempiés, huyendo del picoteo. Los alimentos que comamos en el marco de una comida dañan menos nuestra salud dental porque cuando comemos liberamos más saliva, un potente bactericida que nos ayuda además a eliminar los restos de alimentos de la boca y reduce los efectos de los ácidos, protegiéndonos contra la caries.

Consejos básicos para una dieta que no perjudique la salud dental:

  • Bebe por lo menos dos litros de agua al día
  • Incluye en la dieta los cinco grandes grupos de alimentos: cereales, frutas, hortalizas, proteína (carne y pescado) y lácteos
  • Evita picar entre horas
  • Asegúrate que tu tentempié de la mañana y de la tarde incluye lácteos y una pieza de fruta, de este modo aportaremos la energía que necesitamos hasta llegar a la comida principal.

Compartir