El ‘abuelo’ español del libro electrónico

El ‘abuelo’ del libro electrónico es español. Lo creó Ángela Ruiz Robles una maestra de Ferrol a la que sus alumnos llamaban Doña Angelita en el año 1949, es decir hace 66 años. Ella quiso hacer más fácil la vida a sus alumnos, creando un dispositivo que les permitiera tener los textos de todas las materias en un sólo libro.

La inventora Doña Angelita registró su primera patente en 1949, que consistía en «un procedimiento mecánico, eléctrico y a presión de aire para la lectura de libros». En este libro electrónico primitivo los temas se activaban, trayéndolos al frente del dispositivo mediante unos pulsadores. Ya se contemplaba la posibilidad de poder iluminar los contenidos, de aumentar el tamaño del texto o de escribir y dibujar sobre él. Incluso se planteaba la posibilidad de utilizar tintas luminiscentes que permitirían leerlo en la oscuridad. Este ingenio se fabricaría en diferentes formas y tamaños.

Y dentro de esta idea de libros electrónicos estaba el proyecto más ambicioso de esta profesora gallega: la “enciclopedia mecánica”, que incluirían todas las asignaturas y materias. Se abriría como un libro tradicional, en la parte izquierda se colocarían abecedarios automáticos que permitirían formar palabras o frases. En la derecha, las asignaturas eran presentadas en bobinas intercambiables e independientes. Era pequeño y ligero, como un maletín, que elalumno llevaría a la escuela junto con las bobinas necesarias para las asignaturas de todo el día.

Doña Angelita mantuvo el pago de esta patente hasta 1961. Al año siguiente solicitaba una nueva de un dispositivo similar, aunque algo más simplificado.

¿Te ha picado la curiosidad? La Fundación Telefónica expondrá en su sede de Madrid hasta el 28 de junio “el artefacto” que incluso llevaría un aparato de reproducción de sonido, que permitiría al alumno escuchar las lecciones.

El prototipo se construyó en el Parque de artillería de Ferrol. El libro está construido en metal.  En 1971, el Instituto Técnico de Especialistas en Mecánica Aplicada S.A. (ITEMASA.) realizó un estudio sobre la viabilidad de su fabricación, en materiales ligeros como nylon aunque no llegó a hacerse al parecer 100.000 pesetas de la época fueron la barrera que impidió su fabricación.Son muchos los que consideran que este aparato debe estar en el árbol genealógico del libro electrónico porque no era un libro, sino un cuaderno de tareas sin hojas, un dispositivo táctil e interactivo y una enciclopedia que reuniría en un sólo lugar el conocimiento de la época.

Fundación Telefónica ha destacado esta exposición en esta semana en la que se celebra el Día de la Mujer, poniendo a Doña Angelita como ejemplo de superación en una época, los años 50 y 60 suponía, en los que ser mujer, trabajadora, viuda y madre de tres hijas no era fácil. Un periodista le hizoesta pregunta en una entrevista en 1958:  «¿Una buena inventora puede ser una buena ama de casa?»

.

Compartir