El porqué del dolor

Mónica Esgueva, coach, nos habla en el número de febrero de MASS Bienestar sobre la neurociencia del dolor social.

Hagamos un experimento. Pregúntate a ti mismo lo que han sido las dos experiencias más dolorosas de tu vida. ¿Has pensado en el dolor físico de una pierna rota o una muy mala caída? Mi hipótesis es que al menos una de tus experiencias más dolorosas por las que has pasado está relacionada con lo que podríamos llamar el dolor social de la muerte de un ser querido, el haber sido abandonado por alguien que amabas, o haber sufrido algún tipo de humillación pública frente a los demás.

¿Por qué asociamos este tipo de eventos con la palabra dolor? Porque cuando los seres humanos experimentan amenazas o daños en sus vínculos sociales, el cerebro responde de la misma manera en que responde al dolor físico. Esto es lo que se sabe ahora a través de las neurociencias.

 

Compartir