Flúor ¿sí o no?

Vuelve a avivarse el debate sobre la ingesta de flúor. Los países de nuestro entorno han prohibido que se añada al agua potable que consumimos. Los detractores, tendencia que viene de mediados del siglo pasado culpan a este mineral natural de múltiples afecciones, entre ellas el cáncer de huesos. Los defensores creen que sigue siendo la forma más barata y democrática de luchar contra las caries. Para acrecentar la polémica podemos aumentar nuestra dosis diaria de flúor gracias a los chicles o diferentes productos de higiene bucal. ¿Qué hacemos?

Leer más en el último número de MassBienestar.

Compartir