Gorriones sólo en vuelo de ida

Según denuncia la organización SEO/BirdLife la población de gorriones ha disminuido de forma «notoria» en todo el mundo. Sufre un declive de hasta el 14% en algunas zonas de España y de hasta el 60% en Londres. En Praga apenas es posible verlos ya.

Respecto a las causas, no hay estudios concluyentes. Se observa que en el campo el deterioro es común al de otras especies habituales, como la golondrina, la tórtola o la perdiz y que esto tiene que ver también con el abandono de las prácticas agroganaderas tradicionales y el excesivo uso de productos químicos.

En cuanto a la situación en las ciudades, la ONG apunta a que influyen el urbanismo moderno y las nuevas prácticas de jardinería, que no proporcionan lugares de anidación ni fuentes de comida para ellos. En general, Del Moral ha apuntado que “las nuevas modas de la arquitectura han sustituido los «llamadas ‘plazas duras’ diseñadas con exceso de cemento y apenas tierra o áreas verdes». El exceso de adecentamiento de jardines, cortando la hierba continuamente o haciendo tratamientos para acabar con pequeños insectos deja a los gorriones sin fuentes de alimentación.

Para el coordinador del área de seguimiento de Aves de SEO/ Birdlife, Juan Carlos del Moral, el gorrión es un indicador del estado de la biodiversidad en el entorno, por lo que «garantizar su supervivencia es sinónimo de calidad de vida».

Por su parte, la directora ejecutiva de SEO/BirdLife ha subrayado que lo que le ocurre a las aves afecta también al ser humano. «Una ciudad con abundancia y variedad de aves es también una buen lugar para que las personas podamos vivir. Por eso, en SEO/BirdLife trabajamos para naturalizar las ciudades y naturalizar la sociedad. Queremos un mundo con aves y, por tanto, un mundo mejor para las personas», concluye la directora de SEO/BirdLife.

Compartir