Una tableta y un portátil a la vez

Su principal característica es el sistema híbrido que permite utilizarlo como tableta de 10,1 pulgadas o como portátil. Parte del éxito reside en un sistema de bisagras magnéticas que convierte el proceso de conversión en algo sencillo y práctico.

La pantalla pesa 590 gramos (y tiene un grosor de 9,7 mm), el teclado pesa 544, lo que hace que el conjunto pese 1,13 kg. El almacenamiento de disco duro entre 32 y 64GB es de tecnología SSD (como la de los móviles). Tiene un puerto USB-C al estilo Apple y un puerto USB 2.0, un micro-HDMI y un lector de tarjetas micro-SD.

El precio parte de los 329 euros en España. Empezará a venderse en julio. Estará disponibles con carcasas de color rojo, blanco y plateado. El sonido corre a cuenta de Bang&Olufsen Play.

Compartir