La crisis tapona el tubo de escape

El transporte por carretera en España es más eficiente en tiempos de crisis. Así lo han demostrado investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid gracias al desarrollo de un método analítico han conseguido establecer los principales factores, las claves, que influyen en las tendencias de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes del tránsito de vehículos por carretera en nuestro país. El estudio analizó las emisiones de CO2 y otros gases que contribuyen al efecto invernadero entre 1990 y 2010.

El estudio, publicado en la revista Energy Policy, concluye que nuestro país se encuentra en una encrucijada que podría marcar un cambio en el paradigma del transporte por carretera. Los resultados reflejan que este tipo transporte tiende a ser más eficiente en tiempos de crisis que en tiempos de prosperidad económica.

España se encuentra en una encrucijada que podría marcar un cambio en el paradigma del transporte por carretera, según el estudio.

En 1990 la población española comenzó a comprar más coches, a ritmo de un vehículo por familia, por lo que el aumento de emisiones en los primeros años fue debido al aumento de la tasa de motorización. Después, las políticas fiscales que favorecieron la compra de vehículos diésel, el menor precio de ese combustible y el mayor poder adquisitivo de la población derivaron en un aumento de los kilómetros recorridos por carretera junto con un incremento aún mayor de la tasa de motorización. Se produjo un aumento constante del consumo energético y emisiones GEI.

El comienzo de la crisis económica en 2007 provocó una reducción de la actividad del transporte y una mayor eficiencia energética del transporte por carretera. Desde entonces, la población ha adaptado su comportamiento a sus necesidades reales de movilidad mediante la reducción de los kilómetros recorridos en coche y a una movilidad más eficiente.

Esa “adaptación” ha sido provocada por factores como el desempleo, lamentablemente, la reducción de la renta y el resultado de las políticas de eficiencia energética puestas en marcha desde el 2004, Plan E4.

Aunque la investigación se ha llevado a cabo para un lugar y un tiempo concretos, la metodología propuesta se puede aplicar a muchos casos diferentes y puede servir también para establecer comparaciones entre distintos países.

El análisis realizado para España proporciona información importante que podría ayudar a definir medidas y estrategias, como volver a las políticas que fomenten la compra de vehículos más pequeños y eficientes, promover la utilización de otros medios de transporte y la reducción de la dependencia del automóvil o con uso de tecnologías de la información y comunicaciones compartir vehículo.

Compartir