La sal aumenta el rendimiento físico

Mantener un adecuado balance de agua y electrolitos (principalmente sodio y cloruro) es esencial para el funcionamiento de todos los órganos. Los seres humanos compensan su pérdida diaria con el agua y las sales aportadas por los alimentos y bebidas de la dieta. «Sin embargo, practicar ejercicio –especialmente deportes de resistencia y actividades realizadas con calor– puede comprometer la regulación de agua y electrolitos», explica a Sinc Juan del Coso Garrigós, investigador de la Universidad Camilo José Cela (UCJC) y autor principal de un estudio sobre el efecto de la sal en el rendimiento deportivo.

Científicos del laboratorio de Fisiología del Ejercicio de la UCJC han analizado la efectividad de las cápsulas de sal durante un ½ Ironman, carrera de triatlón de media distancia, que consta de 1,9 km de natación, 90 km de ciclismo y 21,1 km de atletismo. Su estudio acaba de publicarse en el Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports.

Durante la investigación, un grupo de triatletas ingirió, además de las bebidas rehidratantes que solían tomar, 12 cápsulas de sal divididas en tres tomas durante la competición, con el objetivo de reponer el 71 por ciento del sodio perdido a través del sudor.

«Este efecto positivo en el rendimiento se relaciona con un incremento en la concentración de electrolitos en la sangre, que hace que beban más fluido durante la carrera –ya que la sal estimula la sed– y mejora los balances de agua y electrolitos durante la competición», añade Del Coso.

Compartir