Leche para niños y… adultos

La leche es una fuente de nutrientes esenciales insustituible que proporciona más del 50% de la cantidad diaria recomendada de vitamina D y más del 25% de la vitamina A, B1 y del fósforo2 básicos en una dieta sana y equilibrada, por lo que no se trata sólo de una bebida necesaria para los niños, sino de un alimento indispensable en la dieta de los adultos.

Éste es uno de los mitos sobre la leche y los productos lácteos que se desmotan en  el denominado «Compendio de las dudas más frecuentes sobre productos lácteos recogidas en las consultas médicas», un informe elaborado por la Federación Española de Industrias Lácteas (FeNIL), en colaboración con los profesionales de la salud y la nutrición.

Este documento aclara también las diferencias entre la alergia y la intolerancia a la leche. Según este informe, firmado por expertos del CSIC como la profesora de investigación Manuela Juárez o la catedrática de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid Rosa Mª Ortega, la alergia a la leche de vaca, provocada por la proteína que contiene, sólo afecta a los bebés y casi el 70 por ciento de los afectados consiguen tolerarla antes de los dos años. A partir de esta edad, apenas se dan casos de alergia a la leche.

 

Compartir