Un televisor que parece pegado a la pared

LG ha presentado en Corea su nueva pantalla OLED de 55 pulgadas.

La propuesta es espectacular y arriesgada. La pantalla mide 1mm de grosor y pesa menos de 2 kilos. Gracias a estas características y a su base magnética podrás pegarla literalmente sobre la pared (si dispones de una superficie metálica) de la misma forma que lo harías con un vinilo.

Hay problemas que aún hay que subsanar como las conexiones, difíciles de encajar por ahora, pero imaginamos que este es solo el principio de una nueva línea de diseño que podría marcar el futuro de los televisores dentro y fuera de casa.

El panel es un simple prototipo, sin embargo las ventajas estéticas y comerciales son tan grandes que seguro que se harán realidad. Nuestro futuro inmediato no pasa por televisores colgados como si fueran cuadros, si no televisores colgados como si fueran posters. Vuelta a la juventud.

Más información aquí.

Compartir