Los mocasines con nombre

Wolffi es una marca de mocasines de ante fabricados en España. Es un zapato especial que se diferencia del resto por su historia, además de por su diseño y calidad.  Se mimetiza en el ambiente indie y hippie por sus cintas étnicas que decoran los zapatos. El logo está compuesto por tres plumas diferentes y según el modelo de zapato aparece una de ellas en el lado derecho de la parte trasera del zapato. En lugar de cajas, han optado por bolsas de tela de saco con el logo en color marrón para aportar una sensación artesanal.

Desde un principio, quisieron poner nombres a los zapatos y lo hicieron “de una forma sentimental, impactante, curiosa”, cuenta Alejandra Ortiz-Echagüe, una de las socias de la marca:

  • Apache(color Niquel): Apache es un antiguo jefe indio. Los colores corporativos de este modelo representan los colores del territorio en el que habitó este hombre.
  • Dakota(color Setter):  Dakota es una tribu norteamericana que se caracterizaba por el vínculo y los lazos tan fuertes que les unían. Con estos colores hemos querido reflejarlo.
  • Nudugu(color Petróleo): “Ndugu” significa hermano. Esta  palabra proviene de una tribu conocida como Tuareg  que reside en el Sahara y siguen existiendo en la actualidad. Los miembros de esta tribu son conocidos como los “hombres azules” por el velo azul que utilizan en el desierto para protegerse del sol y reconocerse entre ellos.
  • Arizona(color Granate): Arizona, el estado norteamericano, tuvo tierra de la tribu Hohokam, de color intenso. Los españoles pensaron que tenían oro y tesoros en este lugar. Tras varios intentos fallidos, no lograron encontrar sus riquezas. El tesoro era la tierra de este territorio.

Álvaro Ortiz-Echagüe, Alejandra Ortiz-Echagüe, Jose Mollinedo, Carlos Sainz y

Pablo Cominges son un grupo de amigos jóvenes que quisieron emprender en el mundo empresarial y crearona Wolffi.  “Estábamos interesados en el mundo de los negocios, cómo montar una marca, qué pasos había que dar, qué supondría sacarla adelante… Todos nosotros seguimos estudiando excepto uno que tiene una carrera deportiva de élite, piloto de fórmula 1. Hacemos lo posible para sacar el máximo tiempo posible para Wolffi. Acabamos de empezar y todo parece ir viento en popa” cuenta Alejandra.

Cada socio tiene una labor a desempeñar dentro de la marca y cumple con una serie de funciones y responsabilidades diarias. Los cinco miembros aportan un granito de arena a este nuevo negocio. Uno se encarga del diseño de los zapatos, otro de las redes sociales y marketing, otro de la administración y el tema financiero de la sociedad, otro de los puntos de venta, etc. Además cuentan con la ayuda de dos socios capitalistas “que nos están ayudando mucho con su experiencia en el mundo empresarial. Estamos dando forma a este nuevo proyecto y tenemos en mente ampliar nuestra marca con nuevos productos, tanto de hombre como de mujer” dice Alejandra.

Compartir