Neofobias alimentarias: «Mamá, yo no como de esto»

– ¡No me gusta!

– ¡Pero si no lo has probado!

¿Os resulta familiar este diálogo? Incluso sin probar los alimentos algunos se rechazan. ¿A qué se debe?

La mayoría de los niños comienzan a rechazar ciertos alimentos cuando cumplen los dos años y podemos seguir con la misma aversión toda la vida. ¿Coincidencia o “memoria genética”?

¿Sabes que no vencer la neofobia y mantener el “paladar inmaduro o infantil” conduce a tener mayor apetencia por los alimentos dulces que te acompañará durante mucho tiempo?

En este artículo del número de mayo de MASS Bienenestar,  futurlife21 te cuenta cuales son las mejores pautas para ser padres coherentes y responsables y poder ayudar a crecer a nuestros hijos sin “miedos” alimentarios evitando que condicionen sus gustos y elecciones alimentarias.

Si tienes alguna duda puedes mandar tu pregunta a info@masswebzine.com y te contestaremos en el consultorio de nutrición.

 

Compartir