Niños más obesos por el sedentarismo

La ingesta de alimentos tiene menos importancia, como origen de la obesidad infantil, en niños españoles que el exceso de sedentarismo. Esta es una de las aportaciones más recientes del denominado Estudio de Cuenca, llevado a cabo por el Centro de Estudios Sociosanitarios de la Universidad de Castilla-La Mancha, y dirigido por el doctor Vicente Martínez Vizcaíno, que ha monitorizado la evolución de los factores de riesgo cardiovascular en escolares desde el año 1992, siendo sus resultados extrapolables a la población infantil española ya que Cuenca representa a la media nacional en términos de obesidad. Este estudio ha demostrado, mediante mediciones corporales y seguimiento de la alimentación de los niños, que los que más comen, son precisamente los niños más delgados, hasta 200 calorías más diarias de media que los niños con sobrepeso. Además, si se miden las calorías ingeridas por cada kg. de peso corporal, las diferencias son aun mayores.

La explicación para este fenómeno, según Martínez Vizcaíno, podría encontrarse en que  «la expresión de los genes relacionados con la obesidad se puede modificar a través de la actividad física. Además la actividad física en edades precoces puede diferenciar células madre pluripotenciales a masa magra y así aumentar el metabolismo basal, es decir el consumo de energía del organismo, de por vida».

Compartir