¿Perros en las playas españolas? ¡Aún no!

En semana santa aprovechamos para irnos de viaje a la playa y nos encantaría llevarnos a nuestro gran compañero: nuestro perro.

Las playas gaditanas cuentan con 260 kilómetros de costa y 138 kilómetros de playas. Ni que decir tiene que la zona de Europa donde más horas solar al año disfrutamos, continuamos sin encontrar la combinación perfecta para el uso y disfrute de la compañía de las inseparables mascotas.

Éstas, como otro miembro más de la familia, pueden ir a casi cualquier lugar acompañándonos sin mayores problemas. A casi todos, menos a la playa.

Ni una sola permite la presencia de perros. Ni en verano ni en cualquier fecha del año, todo ello bajo prohibición y sanción de multa. Eso en Andalucía, en otras partes del Estado español la presencia de perros en playas es más que evidente y un hecho más que normalizado y habitual.

La excepción en suelo andaluz lo tiene, sin duda, Málaga, que cuenta actualmente con hasta tres playas que admiten perros. La Playa del Ejido en Mijas, Arroyo Totalán entre el Rincón de la Victoria y Málaga, y la Playa de la Sal en el municipio de Casares. Ésta última, según informes de asociaciones, no en sus mejores condiciones.

Otra de las playas de otra provincia andaluza que sí tiene a bien compartir parte de sus playas con las mascotas es El Cable, en la Playa del Poniente de Motril en Granada.

Son las únicas cuatro playas que en la actualidad tiene Andalucía en 2014 con autorización para el acceso a canes.

El gobierno andaluz autorizó su uso, pero eso sí, solo está permitido fuera de la temporada de baño, que comprende el periodo del 15 de mayo al 15 de octubre.

Las campañas que desde la administración en cuidados de animales se viene realizando, así como la recogida de heces en la vía pública y la compatibilización de animales y personas es cada vez más presente. El compromiso de todos es necesario para que la imagen de perros y personas en las playas sean una realidad.

Compartir